Seguidores

martes, 10 de octubre de 2017

Tristeza

Un día clavás la hoja
en lo más profundo,
la tristeza no sale
sangre venas dolor;
la tristeza intacta

no quedan fuerzas para
levantar el cuchillo...
rie la tristeza
o una triste risa
te embarga

no sabés de dónde
viene, aparece,
se instala se
acomoda con
vos
te aplasta, te cansa
no se entiende
ese día toma más
presencia que otros,
melancolía la llaman.

Gastón Pigliapochi

jueves, 24 de agosto de 2017

El desvenado

la lluvia a punto de tocar
su rostro se devanecía
el fuego al acercarse
se consumía.

de sus canillas solo
salia nada, aire ni siquiera
el tocar se volvía
tarea compleja.

él era el ausente,
físicamente imposible.
Limbo extraño
entre tanta gente.

Desaparecido...
ante todos;
miradas ajenas
siempre
hacia otro lado.

Gastón Pigliapochi

viernes, 30 de junio de 2017

He visto

He visto al mundo sostenido por Apolo,
las naves rodear grandes ciudades,
la última estrella apagarse.

He visto el ojo de Urano,
represiones repetidas y olvidadas,
el ayer el hoy y mañana, el aleph.
Todas las artes, todos los mares.

He visto al lobo comerse al lobo,
al hombre boqueando sin aire,
los rayos del sol
quemando la hierba.

He visto el nacimiento y la muerte de todo,
conozco el infinito, el silencio
en el espacio,
la muda gota que flota eterna.

La energía de los cuerpos,
los universos,
el comienzo... el fin.

He visto los espejos sin mi reflejo,
nuevos brotes; ilusiones, el último grito;
el detener de la Luna, el no tiempo.

He visto tus ojos y
será mi único recuerdo.


Gastón Pigliapochi

jueves, 29 de junio de 2017

Liberación

te recordaré en mi despedida...
sonriendo.

me escaparé de éste
saco de carne y huesos

nos escaparemos de éste
sin amar violento.

seré respuesta sin dudas
seré viento sin tiempo
seré el infinito universo.

te recordaré sonriendo...
en mi bienvenida.

nos escaparemos de ésta
bolsa de carne y huesos...

seremos todos en uno,
seremos el viejo el joven el niño el sueño.
seremos lo que fuimos, desde cero.


Gastón Pigliapochi

domingo, 4 de junio de 2017

Cuenta regresiva

Clavás  tu norte en el pecho de alguien,
aún confiás en brújulas en mares secos.
Afuera todo sigue dando vueltas
tumultuoso es el destino marcado.
Mis dedos cosquillean ;
huelo la putrefacción de mi cuerpo.
una escena más y se termina;
pantomima de un burlesque  cotidiano.
Mi lengua se duerme;
Gestos incordies con tus rígidas manos
¿Qué sabor tiene el último aliento?
No le das, siquiera, lugar físico a tu novela,
navegás tratando de evitar puerto para atracar.
Ivan sentía gusto a podrido en su boca,
el mismo gusto que empezás a sentir.
El reloj va cerrando su hora,
O tal vez

mis ojos vayan cerrándolo.

Gastón Pigliapochi

miércoles, 22 de marzo de 2017

Desierto

Cómo será andar
para el que persigue sueños.

solo entre calles
alambradas.

vos, reís de costado
sobre una falsa certeza
de la nada.

Se unen los puntos
dan forma a un desierto poblado.

allá, lejos; queda la esperanza
ni gualichos, ni yuyos para el amor
alcanzan

solo anda quien canta,
su sola muerte lo espanta

Desierto de formas humanas,
ácido el aire último que respiró
mientras... soñaba.


Gaston Pigliapochi.

martes, 21 de marzo de 2017

Pesadilla

somos pesadilla,
afuera la luz
oscurece las sombras

no hay adentro
nada que sea nada
al todo vacío de este umbral

del umbral observa
colgada una mosca atrapada
no está dentro ni fuera.

somos pesadilla,
afuera la luz
oscurece las sombras.

repite la mano
ondas... talla
profunda displicencia

adentro la noche
aclarando proclama
somos pesadilla


Gaston Pigliapochi.


jueves, 16 de junio de 2016

San Fermín

Corriendo entre los autos,
dos fierros en mano.
San fermín de chapa y cemento.
Adrenalina en sangre,
viviendo del miedo.

La coca y la noche,
rodeaban los deseos.
la puerta del infierno,
nos debe un beso.

La vida se va jugando,
cruzando bien los dedos
Mientras vas rezando
a un Dios ateo,

El viejo te fumaba,
lo poco que sacabas.
Bautismo de plomo y plata,
la frente sangraba
mientras te piantabas.

Gastón Pigliapochi

miércoles, 15 de junio de 2016

Volar

Y así el viento
dejó de murmurar.
Las aves enmudecieron,
las bocinas,
dejaron de sonar.

El cielo se oscureció,
ya no había
en el aire olor.
Todo alrededor se espesó.

Aquella piel se aflojó,
en un instante,
al suelo cayó.
Dejó todo atrás

simplemente, para volar.

Gastón Pigliapochi

lunes, 2 de mayo de 2016

sueño muerte

Siempre soñé con ser otro, el problema es que nunca supe quien soñaba.

Hay días en los que creo estar muriendo, por suerte en los demás estoy convencido.

Gastón Pigliapochi